dimarts, 12 de setembre de 2017

Lácteos

A mí nunca me ha gustado demasiado la leche, ni ninguno de sus derivados; pero tampoco ninguno de sus sucedáneos, como leche de almendra, de soja o las muchas variantes. Aunque tampoco entiendo muy bien para qué buscar un sustituto, si no me gusta, pues no la bebo.


Lo peor de todo es que cuando era pequeña en mi casa éramos vegetarianos, con lo que mi dieta estaba reducidísima sin los lácteos, sobre todo en los restaurantes; por no hablar de que casi todos los platos llevan de forma obsesiva queso. Además, en esa época no venía casi nada indicado en las etiquetas, no como ahora, en las que incluso en el maquillaje viene indicado si es vegano o no (no para comérselo, claro, es una cuestión más de conciencia, aunque supongo que también puede ser comestible, ¿no?).

dilluns, 11 de setembre de 2017

Corrector

He tenido que quitarme el corrector del móvil, del ordenador y de todas partes, porque es un ser traidor, que cuando menos te lo esperas te la juega. No tiene bastante con cambiarte todas las palabras, sin consulta previa ni criterio alguno, puesto que el que lo programó tenía conocimientos muy básicos de lengua y por qué no decirlo, también de lenguaje informático; además decide en qué lengua prefieres escribir, ¡pues como si es en sueco, escribo lo que me da la gana! Y después de dos puntos escribo en minúscula, ¡analfabeto!



Y en el fondo no soy muy maniática, el roncador hay días que me escribe con ideogramas... la mayoría de las veces no tengo ni idea de qué dice, pero se lo perdono porque el día de la boda me comprometí a quererle incondicionalmente (y porque me hace la comida cada día).

divendres, 8 de setembre de 2017

De vida

Tengo una amiga que está permanentemente a dieta, solo come cereales con nombres raros y unos zumos con aspecto asqueroso y, a juzgar por su cara cuando los toma, nada ricos. Luego, en plena comida, se me queda fijamente observando, al acecho, y acuciada por el deseo acaba picoteando de todos los platos ajenos (cualquiera le dice que no, da miedo). Claro, ella pide ensalada y algo a la plancha y lo acompaña con lo que yo esté tomando. Y luego me suelta que yo con lo del comer soy muy de vida, un eufemismo para llamarme glotona.

Eso sí, cuando llega el café, a mí siempre me traen sacarina y a ella dos de azúcar. ¡A ver! ¡¡Que yo también mantengo la línea y necesito azúcar!! Me tienen frita con el temita, si yo quisiera estaría hecha una sílfide, es una opción y mi decisión, así que señores camareros, ¡déjenme en paz con el acoso! 

dijous, 7 de setembre de 2017

Errores sin consecuencias

Tras una larga tradición de compras online, sobre todo desde que nos mudamos, he tenido experiencias para todos los gustos y colores; a día de hoy tengo algunas tiendas de cabecera que nunca me fallan y luego están las grandes decepciones. Es curioso, pero lo que tengo más claro es que pueden equivocarse en el envío, puede haber retrasos y cosas varias, hechos que acepto y comprendo, puesto que todos somos humanos, aunque curiosamente esos errores suelan ser a su favor.


Hace relativamente poco, hubo un caso desesperanzador, el roncador se enamoró de unos zapatos y por dos veces nos mandaron la talla equivocada -eso ya es ineptitud, ¿no? Por una vez, podrían enviar dos pares y que su equivocación nos beneficiara, ¿no? Me pregunto qué me pasaría a mí si en mi trabajo me equivocara tan a menudo y además ni siquiera lo reconociera... pues que me iría al paro directamente (sin la menor duda).

dimecres, 6 de setembre de 2017

Hibernación

A ver, un poco de orden porque esto no se puede aguantar. De toda la vida me han venido con lo de la operación bikini como desde el mes de marzo, mes en el que solo pensar en bañarme me pone los pelos como escarpias, pero de frío. Bueno, vale, lo acepto por tradición, que no por comulgar con ello. 

No van y ahora, cuando debería empezar la campaña del polvorón y del turrón, me salen con que hay que estar sano, ponerse a dieta, ir al gimnasio... nooooooo, esto es como los osos, pero a la inversa, en invierno hay que acumular calorías para aguantar el verano pasando hambre y que entre la prenda de baño.

dimarts, 5 de setembre de 2017

Basurillas

Sabes que tienes diógenes cuando vas al dentista, le preguntas qué hace con las cajas de cartón de las férulas que le sobran, y sales megacontenta porque te llevas su basura a casa. Y lo peor es que voy a hacer un calendario de adviento, ¡¡¡a 3 meses vista!!!


Ahora solo me falta convencer a todo el mundo de que me guardo el papel de envolver de todos sus regalos, y luego me quejo de que mi madre nunca tira nada, no sé de quién lo habré aprendido.

dilluns, 4 de setembre de 2017

Terapia

Sabes que el día va a ser raro cuando recibes una llamada de Antena3 proponiéndote participar en un programa de terapia de pareja, y lo peor es que no sabía si colgar o hacer preguntas, porque tenía muchas, pero con la edad me he vuelto comedida y muy educadamente he contestado que no, gracias. ¿En serio alguien se va a prestar a sacar todos sus trapos sucios en antena? Por muy mal que vaya la cosa, no sé yo, porque el roncador y yo lo llevamos bastante bien, en parte porque es un santo varón, de una bondad infinita; y en parte porque a veces vale más no remover mucho la mierda (ahí mi sabiduría infinita y sin tapujos).


En fin, que Telefónica le da mi teléfono a todo quisqui, para que luego me metan el rollo de la protección de datos. El que se inventó esa normativa sí que tendría que ir al programa de parejas, a ese o a alguno de busco pareja porque mi madre ya no me aguanta en casa por pesado. Si el otro día en el médico no me querían hacer el justificante porque decían que incurría con la protección de datos, y con mi nómina a fin de mes también, ¡venga ya!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...